Publicidad
La primera programadora fue mujer: Augusta Ada King, hija del poeta Lord Byron.
En sus Notas dejó el primer algoritmo que se escribió para que procesara una máquina; entre 1842 y 1843 tradujo un texto del ingeniero (y luego primer ministro de Italia) Luigi Menabrea, que enriqueció con sus interpretaciones. Sin embargo, su trabajo no fue valorado sino de manera póstuma.
La máquina era, para ella, un objeto capaz de realizar diferentes procesos: “El Motor Analítico teje patrones algebraicos igual que el telar jacquard teje flores y hojas”, escribió, y precisamente sugirió el uso extendido de las tarjetas perforadas.
El papel de Ada Lovelace en el desarrollo histórico de las computadoras modernas parece haber sido casi totalmente ignorado hasta 1979, cuando el Departamento de Defensa de los Estados Unidos decidió utilizar su nombre para el nuevo lenguaje de programación que utilizarían como estándar para desarrollar su propio software interno. Desde entonces, una nueva luz se ha producido sobre la vida de esta matemática tan talentosa que fue una de las pocas personas que conoció y comprendió detalladamente el trabajo de Charles Babbage, además de haber escrito el primer programa para la inexistente “Máquina Analítica” .
Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here