Recetas de cómo hacer el salmorejo hay cientos por todos lados. Si buscas en Internet encontrarás variedades tanto en las cantidades como en la preparación o ingredientes.

La que preparo en casa es una que encontré hace unos años y que me gustó muchísimo, y desde entonces es la que uso. No debe estar mal, porque un amigo cordobés que la probó una vez dijo que era como la original y al final acabó llevándose un tapper!!

Ingredientes: (para 3 personas)

1/2 K de tomates pelados

100 gr de pan duro

un ajo

aceite de oliva virgen extra (unos 75 ml)

sal

Preparación

Para pelar los tomates nos será mucho más fácil si los sumergimos en agua hirviendo y luego en agua muy fría con hielos si es necesario. La piel se desprenderá muy rápidamente. Una vez pelados pesamos medio kilo, los troceamos y los llevamos a la batidora donde trituramos.  Podemos pasarlos por un colador si se ha quedado alguna piel, o queremos que quede un puré más fino, aunque no es necesario.

Añadimos el pan troceado, y esperamos unos minutos que se remoje e impregne con el tomate para que se triture mejor. Incorporamos el diente de ajo y triturar bien todo con la batidora o con una Thermomix para obtener así una crema espesa de pan y tomate. Si te gusta más o menos espeso puedes añadir más o menos pan al gusto.

Es el momento de añadir el aceite de oliva. Cuida que sea de buena calidad, y virgen extra, para que emulsione mucho mejor y le de el sabor mediterráneo característico. Seguidamente añadimos la sal, y probamos para ajustar el sabor a nuestro gusto. (Hay quien le añade un poco de vinagre, aunque a mi particularmente no me gusta, y además la receta  tradicional no lo lleva tampoco).

Después lo guardamos en la nevera para que al servir esté fresquito.

Emplatamos en un cuenco o plato hondo, añadiendo por encima al servir trozos de huevo duro picado y taquitos de jamón serrano.

Buen provecho!!

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here