Luces LED para salvar tortugas y delfines de las redes de pesca

Este método podría ayudar a salvar las tortugas marinas en cualquier parte del mundo, desde el Golfo de México hasta el Mediterráneo.

Un nuevo método ideado por investigadores de la Universidad de Exeter permite reducir las capturas accesorias de estos animales marinos en un 70% de media. Los conservacionistas esperan que este nuevo método sirva de acicate para la pesca sostenible.

Las redes de enmalle, también llamadas “agalleras”, están compuestas por una pared de tela vertical que se mantiene calada al fondo marino mediante pesos o anclas. Debido a su bajo coste de construcción y su facilidad de uso, son un método muy utilizado en todo tipo de pesquerías artesanales. Sin embargo, uno de los principales inconvenientes es que atrapan animales marinos no deseados -los llamados ‘descartes’-, lo que acaba teniendo un coste colateral en los ecosistemas marinos.

Los conservacionistas llevan tiempo documentando los estragos que estas redes ocasionan en la fauna marina –especialmente tortugas, aves marinas y pequeños cetáceos–, los cuales acaban atrapados en estas redes. Sin embargo, hasta la fecha todavía eran escasos los avances en esta materia, más allá del uso de sensores para alertar a las especies no deseadas de la presencia de redes.

Solución contra las mortales redes de pesca

Sin embargo, un equipo científico de la Universidad de Exeter ha dado con una posible solución: colocar luces LED a lo largo de las redes podría reducir hasta un 70% las capturas no deseadas de cetáceos y tortugas que caerían accidentalmente en las redes de enmalle. La investigación, publicada recientemente en la revista Science, está basada en un estudio anterior centrado en el impacto de este método sobre las aves marinas y podría ser un acicate para el desarrollo de la pesca sostenible, amén de un alivio para los conservacionistas marinos.

En ensayos anteriores se habían empleado otro tipo de técnicas, como las luces ultravioleta, las señales químicas o los llamados paneles de alarma acústicas, empleados para ahuyentar cetáceos y aves marinas”, explica a National Geographic España Alessandra Bielli, científica del Centro de Ecología y Conservación del campus Penryn de la Universidad de Exteter (Cornualles) y autora principal del estudio.

 

 

Fuente Prodelfhinus , NG

Deja un comentario