Peces bajo las algas Sargazos, que dan nombre al mar
Peces bajo las algas Sargazos, que dan nombre al mar. Foto : Greenpeace

Una expedición de Greenpeace se ha dirigido estos días hacia un lugar único en mitad del misterioso Triángulo de las Bermudas, el llamado mar de los Sargazos. Sus aguas son unas de las más cristalinas del planeta y albergan una espectacular variedad de vida, gran parte de la cual no se encuentra en ningún otro lugar de la Tierra.

Pero, por desgracia, el mar de los Sargazos tiene un gran problema: el plástico. Al igual que la famosa “isla de plásticos”, el mar de los Sargazos está dentro de un giro oceánico, lo que significa que está rodeado de corrientes marinas que se mueven en círculos empujando hacia dentro todo lo que se encuentran, como si fuera el interior de un remolino. Este remolino funciona muy bien para mantener dentro el sargazo, un alga que actúa como vivero para peces y tortugas bebés, dando a la fauna marina un gran empujón al inicio de su vida. También empuja a los plásticos hacia dentro sin dejarlos salir, lo que supone un gran problema para esa misma fauna marina. Tortugas y ballenas mueren ahogadas tras ingerirlos y los peces acumulan los tóxicos de esos plásticos en sus tejidos, pasándolos a través de la cadena alimentaria hasta llegar de vuelta hasta las personas.

“Hemos puesto rumbo al mar de los Sargazos a bordo de nuestro barco Esperanza, en un viaje que forma parte del tour “De Polo a Polo”, para documentar el impacto de los plásticos en este ecosistema. Vamos a recoger muestras científicas que demuestren por qué el mar de los Sargazos es un lugar tan especial y por qué la ONU debería protegerlo en el futuro Tratado Global de los Océanos. Además, creemos que el mar de los Sargazos debería ser uno de los primeros santuarios marinos creados bajo este Tratado, especialmente por el impacto que el plástico tiene en este lugar”, afirman.

“¿Y cómo funcionaría esto? Pues los santuarios y los tratados no van a frenar las corrientes marinas que traen los plásticos… Pero, ¿has tenido alguna vez la gripe? Yo sí. Y lo peor que puedes hacer cuando estás enfermo es hacer cosas que estresen aún más tu cuerpo. No haces nada que te pueda provocar otra enfermedad porque necesitas descansar”.

“El medio ambiente funciona igual. Cuando está sometido a estrés por la presencia de plásticos o el impacto climático, lo mejor es protegerlo de otro estrés: el que produce la sobrepesca, el tráfico de grandes buques o la minería en aguas profundas”.

“Si podemos mantener bajo control estos impactos mediante la creación de un santuario, el “sistema inmunológico” del mar de los Sargazos puede lidiar mejor con su gripe: los plásticos. Por lo menos el tiempo suficiente hasta que podamos responsabilizar a las grandes empresas y poner fin al imprudente uso de los plásticos”.

“Sigue nuestra expedición y ayúdanos a hacer historia firmando la petición para un nuevo Tratado Global de los Océanos y ayudándonos a hacer presión para que las grandes empresas dejen de usar plásticos de un solo uso”.

 

Nota de Arlo Hemphill, responsable de la campaña de océanos en Greenpeace USA que está a bordo del Esperanza en el mar de los Sargazos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here