Publicidad

Entre las pequeñas calas pedregosas del lado del golfo, las playas de arena fina del lado del Atlántico y los bosquecillos en tierra, el «Mor-Bihan» (pequeño mar, en bretón), te tiene preparadas numerosas sorpresas. Tómate tu tiempo para deambular por sus tierras profundas descubriendo su patrimonio arquitectónico y disfrutando del campo. Si te apetece surcar el golfo de Morbihan y sus islas de manera original, embárcate en un kayak o atrévete con el stand-up paddle. Cuando visites el parque, no dejes de ver el cairn (túmulo de piedras) de Gavrinis. Es un auténtico recorrido por la época del Neolítico. El sitio cuenta con un dolmen, cuyas galerías están cubiertas de soberbios grabados. Podrás encontrar toda la información necesaria para preparar tu visita en el sitio web del Parque Natural Regional de Morbihan.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here