De corteza gruesa y color pardo rojizo, las secuoyas crecen muy rectas buscando la luz del sol, a diferencia de sus ramas que lo hacen en dirección horizontal. Igual de curioso que su aspecto es el origen de su nombre. A principios del siglo XIX, el indio cheroqui Sequoiah inventó un alfabeto para el dialecto que hablaba su tribu. Como agradecimiento, el pueblo bautizó con su nombre a este enorme árbol.

Parque Estatal de las Secuoyas de la Costa de Humboldt
En el Parque Estatal de las Secuoyas de la Costa de Humboldt, en California, un manto de niebla nutre a los viejos gigantes y a otros ejemplares más pequeños que crecen en el bosque secundario situado fuera del parque. Las secuoyas de la costa obtienen de la niebla más del 30 % del agua que necesitan.
Foto: Michael Nichols

 

El Big Basin Redwoods State Parkel parque estatal más antiguo de California alberga secuoyas de entre 1.000 y 1.800 años de antigüedad y de hasta 100 metros de altura. Pero no solo en la costa americana hay árboles de esta especie. En España también podemos visitar bosque de secuoyas.

Bear Creek Watershed, California
Una secuoya del bosque primario empequeñece a los ejemplares más jóvenes, en el valle californiano de Bear Creek Watershed, al noroeste de los montes Bear Creek. A lo lejos se ven los montes Peavine, en el bosque Rockefeller, la mayor extensión continua del mundo de bosque de secuoya de la costa, con una superficie de más de 4.000 hectáreas.
Foto: Michael Nichols

 El de Cabezón de la Sal, en Cantabria, es el más llamativo y extenso que encontramos. Las secuoyas de Cabezón han permanecido entre 70 y 80 años creciendo bajo un anonimato que hoy permite visitar en Cantabria el bosque de secuoyas más grande de Europa, con una extensión de casi 2,5 hectáreas y con 848 ejemplares de entre 36 y 40 metros de altura.

Bosque de secuoyas en Cabezón de la sal, Cantabria

Pero existen otros puntos del país con pequeños bosques de esta especie. Podemos encontrar algunos ejemplares en los jardines de la Granja de San Ildelfonso (Segovia), 35 ejemplares en una finca privada de Huéscar (Granada) y un bosque en Poio (Galicia), que cuenta con ejemplares más jóvenes que el cántabro, pues fue plantado en 1992.

 

Fuentes NatgeoEsp. Elágoradiario. Cantabria.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here