A mi me encantan los helechos, su humedad, su frescor, sus verdes vivos..aportan siempre un toque salvaje y perfecto en tu jardín o en interiores.  Su aspecto es el paradigma del verdor y la lozanía y confieren a la estancia donde moran un aire de frescura y serenidad como el que se respira a la sombra de un frondoso árbol.

Hoy os contaré algunas curiosidades que encontré sobre los helechos en la historia.

Por ejemplo, sabías que durante  el s.XIX en Inglaterra se desarrolló una verdadera pasión por los helechos?  Eran las plantas mas deseadas por los jardineros, sustituyendo flores y macizos y también eran la inspiración para muchos trabajos manuales decorativos. Los enamorados se enviaban hojas de helechos pegados para felicitar el día de san Valentín, para invitaciones de bodas, bautizos.

 

Eran frecuentes las vajillas, cortinas, papeles pintados con hojas de helechos. La locura por los helechos llegó a tal punto que se llegaron a esquilmar algunas variedades. !Se llegó a hablar de la necesidad de legislar para protegerlos!.

En la segunda mitad del s. XIX los padres elegían el nombre de Fern, (helecho) para sus hijas e hijos!, y lo ponían en  el nombre de sus casas: Fern House, Fern Lodge, Fern Ville

 

Las hermanas Bronte, las reconocidas escritoras de novelas tan famosas como “Cumbres borrascosas” adoraban los helechos. Salían diariamente a dar largas caminatas, para admirarlos, y recolectar sus hojas. Les recordaban los poemas de poetas románticos como  Dorothy y William Wordsworth. Dorothy recogía los helechos en los alrededores de su casa en Dove, los transplantaba en su jardín para que su hermano se inspirara y pudiera escribir sus poemas, y Charlotte  Bronte se fue de luna de miel a ver helechos.

 

De hecho, hasta nació una tendencia, la pteridomanía, conocida comúnmente como fiebre del helecho. Fue una disciplina desarrollada en la época victoriana que buscaba estudiar los helechos, dando lugar a una gran cantidad de artesanías con el motivo del helecho “apareciendo en todo, desde regalos de bautizo hasta lápidas y memoriales”, dejando una huella importante en las artes decorativas victorianas.

Como los helechos nacían en lugares oscuros y en medio de bosques, en ruinas, tapias, árboles huecos, cercas, sirvieron como imagen de las ambientaciones de los poemas góticos, dentro de un recuerdo del estilo, en el arte, arquitectura y diseño. Hadas, duendes se reunían en los claros de los bosques llenos de helechos al caer la noche…El helecho se contemplaba como una emanación del alma de las personas, espíritu de artista, con una creatividad orgánica total: Ruskin creía que la mano de Dios podía hallarse en los espirales de los helechos florecidos.

 

Fuentes Cuadernos del laberinto.com DonZoilo.com, Wikipedia,https://turismogredosnorte.com/ mariangelesalvarez.com

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here